Marco Licinio Craso
115 a. C. – 53 a. C. 

Aristócrata considerado como el hombre más rico de Roma, fue dos veces cónsul y formó parte del famoso triunvirato junto a Pompeyo y César. Fue también un gran general que luchó junto a Cila y aplastó la rebelión de Espartaco. Después de su segundo consulado, a sus sesenta años, mientras Julio César cosechaba grandes triunfos en las Galias, decidió que él tambien quería hacer sus conquistas y marchó a Siria, donde preparó la invasión del Imperio Parto. Las cosas, que en principio pintaban bien, se le torcieron al ser víctima de la traición de un cacique árabe que lo llevó hasta un lugar inhóspito donde sus legiones fueron masacradas por los arqueros partos. Craso nunca volvería a Roma.

 

Etiquetas:,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.